Segundo idioma | Segunda juventud

Shares
Recuerda lo que se siente: las palmas de tus manos sudan, sientes el calor en tu cara y sabes con una terrible certeza que te has puesto rojo profundo. Más tarde en la noche te acuestas en la cama y te maldices por no haber logrado decir lo correcto.
Ganar confianza en ti mismo, hablar un nuevo idioma, puede ser un poco como revivir los peores momentos de la adolescencia; incapaz de entender realmente los matices de lo que sucede a tu alrededor y viviendo con miedo de que te hagan una pregunta.
Como estudiantes de lenguas extranjeras, a menudo nos vemos reducidos a la competencia comunicativa de los niños y en algunos aspectos -porque somos adultos- esto es aún más embarazoso. A menudo tenemos que improvisar y sufrirlo hasta que podamos mantener una conversación y tenemos engañarnos a nosotros mismos a través de las primeras conversaciones. Aquí hay algunos consejos útiles sobre cómo hacer precisamente eso – ¡quizás tan relevante para los adolescentes como para los estudiantes de idiomas!
Image

Seleccione el lugar donde deseas practicar

Tanto si estás de vacaciones como si vives en un país extranjero, puedes elegir dónde aplicar tus conocimientos de idiomas y encontrar el tipo de interacción lingüística que mejor se adapte a tu nivel. Como principiante probablemente tendremos más conversaciones de negocios, compraremos tiquets o entradas o reservaremos habitaciones de hotel. Como estudiantes moderadamente avanzados, podemos pasar a comentarios y conversaciones fáciles sobre temas comunes, por ejemplo, dirigir comentarios a nuestros vecinos en un restaurante o hablar con el anfitrión de su hotel. Con el tiempo, buscarás otros entornos para las conversaciones en las que sea fácil hablar con la gente local.

Menos es más

¿No sientes que tienes mucho que decir? Concéntrate en repetir las frases con las que está familiarizado y dirige la conversación sobre temas que puedes tratar. Trata de mantenerte concentrado, si divagas, es probable que cometas errores, y si dejas que hablen durante demasiado tiempo sin interrupción, puede perder su concentración y comprensión.

Sonreir y asentir

¿No sientes que tienes mucho que decir? Concéntrate en repetir las frases con las que estás familiarizado y dirige la conversación sobre temas que puedes tratar.

Evitar las cenas como la peste

Sea realista sobre el tipo de conversaciones en las que participa. Incluso las personas que hablan un segundo idioma con fluidez pueden tener dificultades para mantenerse al día con un gran grupo de personas que se conocen bien entre sí. Recuerde su juventud, recuerde cuánto tiempo le llevó comunicarse con éxito en su lengua materna, y no se sienta mal por ello.

Encuentra un entorno en el que te encuentres seguro para practicar

Rosetta Stone es una forma de encontrar un lugar seguro en el que pueda ganar confianza antes de poner en práctica sus conocimientos del idioma. Las sesiones de tutoría de Rosetta Stone le permiten participar en conversaciones guiadas con su vocabulario familiar en un entorno en el que es fácil cometer errores y ser corregido suavemente. “La oportunidad de tomar clases en línea con un hablante nativo y otros estudiantes me ha dado un gran impulso de confianza, así que en un reciente viaje a París tuve una conversación en francés. Me sentí increíble.”

Descubre más sobre los tutores online

 

Acerca del autor Maria Alastrué

Dejar un comentario: